Lunes, 07 de diciembre de 2009


                   Rostro final

 

La decadencia añade verdad, pero no halaga.

Ah, la vicisitud

no se cancelará, pues es el tiempo.

Mas, sí su doloroso error, su poso triste. Más bien su torva

           Imagen,

su residuo imprimido: allí el horror sin máscara.

Pues no es el viejo la máscara, sino otra desnudez impúdica;

más allá de la piel se está asomando,

sin dignidad. Desorden: no es un rostro el que vemos.

Por eso, cuando el viejo exhibe su hilarante visión se ve

         entre rejas,

degradado, el recuerdo de algún vivir, y asoma

la afilada nariz, comida o roída, el pelo quedo,

estopa, la gota turbia que hace el ojo, y el hueco o sima

donde estuvo la boca y falta. Allí una herida

aún se abre y remeda algún son: un fuelle triste.

Con los garfios cogidos a los hierros, mascúllense

sonidos rotos por unos dientes grandes, amarillos,

que de otra especie son, si existen. Ya no son humanos.

Allí tras ese rostro un grito queda, un alarido

suspenso, la gesticulación del tiempo…

Y allí entre hierros vemos la mentira final. La ya no vida.

 

 

 

                      Por fin     

 

Una palabra más, y sonaba imprecisa.

Un eco algunas veces como pronta canción.

Otras se encendía como la yesca.

A veces tenía el sonido de los árboles grandes en la sombra.

Batir de alas extensas: águilas, promociones, palpitaciones,

          tronos.

Después, más altas, luces.

 

   Más luces o la súbita sombra.

El sonido disperso y el silencio del mundo.

La desolación

de la oquedad sin bordes.

 

Y de pronto, la postrera palabra,

la caricia del agua en la boca sedienta,

o era la gota suave sobre los ojos ciegos,

quemados por la vida y sus lumbres.

 

Ah, cuánta paz, el sueño.

 

 

 

                Si alguien me hubiera dicho

 

Si alguna vez pudieras

haberme dicho lo que no dijiste.

En esta noche casi perfecta, junto a la bóveda,

en esta noche fresca de verano.

Cuando la luna ha ardido;

quemóse la cuadriga; se hundió el astro.

Y en el cielo nocturno, cuajado de livideces huecas,

no hay sino dolor,

pues hay memoria, y soledad, y el olvido.

Y hasta las hojas reflejadas caen. Se caen, y duran. Viven.

 

   Si alguien me hubiera dicho.

No soy joven, y existo. Y esta mano se mueve.

Repta por esta sombra, explica sus venenos,

sus misteriosas dudas ante tu cuerpo vivo.

Hace mucho que el frío

cumplió años. La luna cayó en aguas.

El mar cerróse, y verdeció en sus brillos.

Hace mucho, muchísimo

que duerme. Las olas van callando.

Suena la espuma igual, sólo a silencio.

Es como un puño triste

y él agarra a los muertos y los explica,

y los sacude, y los golpea contra las rocas fieras.

 

   Y los salpica. Porque los muertos, cuando golpeados,

cuando asestados contra el artero granito,

salpican. Son materia.

Y no hieden. Están aún más muertos,

y se esparce y cubren, y no hacen ruido.

 

   Son muertos acabados.

Quizás aún no empezados.

Algunos han amado. Otros hablaron mucho.

Y se explican. Inútil. Nadie escucha a los vivos.

Pero los muertos callan con más justos silencios.

 

   Si tú me hubieras dicho.

Te conocí y he muerto.

Sólo falta que un puño,

un miserable puño me golpee,

me enarbole y me aseste,

y que mi voz se esparza.

 

 

                        El poeta se acuerda de su vida

                                      Vivir, dormir, morir: soñar acaso.

                                                    “Hamlet

 

PERDONADME: he dormido.

Y dormir no es vivir. Paz a los hombres.

Vivir no es suspirar o presentir palabras que aún nos vivan.

¿Vivir en ellas? Las palabras mueren.

Bellas son la sonar, mas nunca duran.

Así esta noche clara. Ayer cuando la aurora,

o cuando el día cumplido estira el rayo

final, y da en tu rostro acaso.

Con un pincel de luz cierra tus ojos.

Duerme.

La noche es larga, pero ya ha pasado.


Tags: Vicente Aleixandre, consumación, trascendencia, busqueda, duda, muerte

Publicado por pedrogollonet @ 17:28  | Literatura. Poes?a
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por pedrogollonet
Lunes, 07 de diciembre de 2009 | 17:30
En la poes?a alexandrina subyace una permanente b?squeda metaf?sica, que en ?Poemas de la consumaci?n? se muestra desde la perspectiva de la vejez y de la vecindad de la muerte, lo que, en parte, la subjetiva a?n m?s, pero tambi?n la hace mucho m?s ?ntima y trascendente. Como opina Gimferrer, el poeta se propone hablar, precisamente, de aquello que se resiste a ser nombrado. El n?cleo del poema se centra en el interior del hombre mismo. Tal vez por ello, el estilo de estos poemas abunda en la aliteraci?n, la rima interna y el juego de palabras, pero con una grandeza po?tica y literaria, s?lo propia de una de las voces m?s importantes de toda la Literatura espa?ola.