Viernes, 25 de diciembre de 2009


 

            Más allá de esta jaula, tan cerca.
                         
                         25 de diciembre 

 

La ciudad duerme su empacho

y  al alba huyeron las buenas intenciones,

mas esta  bendita lluvia -que no cesa-

nos redime de tan insustancial contento.

 

Afuera de esta jaula

las promesas no existen

ni hay espacios para las yermas palabras,

amanece tan sólo -que no es poco-

                                   y  la luz es libre.

 

La ciudad duerme su empacho

y las almas sus conciencias,

mas esta bendita lluvia –que aún no cesa-

nos redime de tan cínica ignorancia, tan lúcida.

 

Afuera de esta jaula

los versos son sonrisas y pies

                     LIMPIOS,

sin palabras ni papel,

esperanzas con E, lápices de

                     COLORES,

balones de trapo, máquinas de coser

sintaxis yuxtapuesta de raciones de

                     ARROZ

y pozos de agua para

                     BEBER.

Afuera de esta jaula

la vida es azar y también

                     VERSO.

 

La ciudad duerme su empacho

y al alba huyeron las buenas intenciones,

mas esta bendita lluvia –que ya ha cesado-

se ha llevado los perdones a otro lado.

 

 

Desahogo convicto 

con mi corazón puesto  en:

Mame Penda Fall,

Diariètou Sarr,

Malick Thioune,

Ndata Diop,

Ndèye Rama Diagne,

Moumadou Bamba Bâ,

Meïtal`ye,

Oumar Cámara

y Marie Bâ

y en todos los niños de Saint Louis (Senegal)

y en todos los Saint Louis

y en mi amigo Felix

y en el semáforo que me permitió ser su amigo

y en quien dispuso que el semáforo

estuviera allí

y, sobre todos, en Quien sostiene mi esperanza, tan sólo con e.



Pedro Gollonet. Sevilla a 25 de diciembre de 2009  


Tags: Pedro Gollonet, navidad, jaula, Senegal, versos, compromiso, esperanza

Comentarios