Jueves, 25 de febrero de 2010

Me llega dedicado el libro de la sevillana Saray Pavón, a quien no conozco personalmente, pero con quien comparto amistades comunes –el poeta Pedro Caldas y el fotógrafo Miguel Ángel Santos-. Tenía conocimiento de la calidad de su obra gráfica, pero desconocía su poesía y ha resultado una gratísima sorpresa.

 Grisicitudes es un poemario publicado en Cuadernos Caníbales –núm. 2- y editado por Cangrejo Pistolero Ediciones, con unas extraordinarias ilustraciones de Beatriz Valera, dignas de ser acogidas en una edición más acorde con su calidad. En cualquier caso la edición de los Cuadernos Caníbales es cuidada y de esas que disfrutas en tus manos como si acariciaras las hojas escritas a mano por el autor. En tiempos en que el mundo editorial está absolutamente concentrado y dominado por grupos editoriales monopolísticos y por Premios de dudosa confianza, la iniciativa de Ediciones Cangrejo Pistolero es un regalo para cuantos amamos la poesía y estamos a la búsqueda de nuevas voces.

 La poesía de Saray Pavón en Grisicitudes se revela de una rabiosa modernidad –y es un término que detesto cuando viene referido a autores que presumen de tal- y tremendamente emotiva. Decía Aleixandre que “la poesía es humanidad, si no,  no es poesía” y Saray Pavón la desborda en sus palabras, sin caer en artificios; es honda, con una expresividad actual y rica, y, sobremanera, madura a pesar de su juventud. Su capacidad de transmitir emociones y experiencias es asombrosa e impropia de quien por su edad ha tenido tan poco recorrido vital, aunque esto siempre es cuestión de perspectivas y de la intensidad de las vivencias propias. Pienso que Saray Pavón no ha hecho sino comenzar un sendero de poesía viva y de calidad literaria, que debería ser objeto de atención por las empresas editoriales que, de forma principal, acogen Poesía. Ya estoy ansioso por compartir un rato de palabras con Saray y hablar del tiempo -no el meteorológico-, en el que coincidimos en nuestra poesía y sobre esa terrible sensación que sólo en Grisicitudes he leído con la brillantez de:

 “….A veces tiemblo sobre la página blanca

y escribo en tercera persona para sentirme menos,

y sé que hay pies que no saben pisar la arena

y que mi corazón no cabe en un solo poema.



                                       
                                Saray Pavón.  Grisicitudes




              No queda tiempo

 

                        Un golpe de ataúd en tierra es algo
                                           perfectamente serio.                           

                                Antonio Machado          

                 

 

Cuando no queda tiempo,

ni para llegar tarde,

ella baja por el río

y las escaleras.

Nos hace perdernos

de vista y tacto,

pone una mordaza

en nuestra boca,

arranca el pasado

y el presente

de cuajo.

 

Entonces sólo queda gente

yendo y viniendo,

subidas y bajadas

de tensión.

Entonces sólo queda el río

como mayonesa cortada,

cuerpos con tinte gris mortuorio

y el silencio de las palabras. 

 

 

                        De Ese asunto pendiente

 

…………………………..

Se podría decir que he estado a punto de no conocerte

varias veces, que la huella que aquellos años de infancia

me dejaron se reduce a una esquelética numeración de fechas,

a un cúmulo de vivencias, apasionadas y contradictorias;

que ando perdida cuando todos los llantos que no lloré

me muerden, patalean contra mi cuerpo o me absorben.

A veces tiemblo sobre la página blanca

y escribo en tercera persona para sentirme menos,

y sé que hay pies que no saben pisar la arena

y que mi corazón no cabe en un solo poema.

……………………………………………..

 

 

 

                       Pariré mis versos

 

                             A Pedro Luis Ibáñez Lérida

 

Las ambulancias lloran

y tu voz se apaga,

pero te escucho

amortiguando mis golpes,

los tuyos.

 

El mundo duerme

en su carne

y en nuestros párpados.

 

Pero pariré mis versos

en forma de nana,

acunaré la cordura

para que no te escapes

por los agujeros

de la poesía.


Tags: Saray Pavón, Grisicitudes, Cangrejo Pistolero, Cuadernos Caníbales

Publicado por pedrogollonet @ 19:21  | Literatura. Poes?a
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Miguel Angel Santos
Viernes, 26 de febrero de 2010 | 12:59
Sin duda tengo la alegr?a interior de moverme entre ?stas dos aguas. Son aguas que saben cristalinas y que llenan mi ser de esperanza, acumulando en m? experiencias y aprendizajes que me enriquecen de manera sobremedida.
Saray Pav?n y Pedro Gollonet son, para mi, personas muy importantes que llenan de raz?n el mundo, y, c?mo no, hacer tambi?n referencia en ?ste aspecto a Pedro Caldas, al que no conozco personalmente, pero que s? de su labor y su gran coraz?n gracias a Pedro Gollonet y a la fot?grafa y amiga Montse de Luna.
Os mando un beso muy fuerte y espero que coincidamos pronto!!!