Viernes, 02 de abril de 2010


Olga Bernad publica su primer libro de poemas, Caricias perplejas, en una cuidada edición de Siltolá Poesía de Fundación ECOEM. Los 35 poemas que contiene traspiran precisión, lucidez y supone un triunfo sobre el silencio de los años. Personalmente me atrae, en principio, cualquier poemario que desde la madurez sea la primera obra del autor, máxime si nos sorprende con una calidad literaria y expresividad como la de Olga Bernad, al margen de gustos y corrientes; tan sólo excelente poesía.  Traigo dos poemas en los que la calidad y la profundidad son manifiestas, desde diferentes concepciones: la sencillez exenta de artificios, pero intensa, y la desbordante riqueza expresiva. Pedro Gollonet.




              TODO


Se desde hace algún tiempo

que ya nada sería suficiente,

salvo absolutamente todo.

Y no sé qué es todo,

no sabría pedirlo ni explicarlo,

no sabría tal vez reconocerlo.

Pero lo quiero todo.

Y no sé si sería suficiente.


 
        

               SEDUCTORA



ENDIABLADA sonrisa inmaculada

y sombra en la intención, duda en la forma

de acabar de matar y en la precisa

desolación que impongo a mi memoria.

Estrategia de tierra devastada.
 
Que no florezca mayo en los jardines

ni octubre preocupe a los suicidas,

que nada duela y nada permanezca

y que después de mí no llegue nada.

Sólo exactos cuchillos de diamante

de los campos de sal y sus cristales,

sus diminutas puntas afiladas:

quiero ser tu final y mi principio.

Quiero remordimientos aprendidos

sobra cada oración y su sentencia

y volver a la nada y a la espera

por los álamos altos de los sueños.

Los cuidados, las dudas y el deseo,

y tal vez el amor, besando labios

que tiemblan a mi lado mientras pienso

y sorprenden mi fé bajo sospecha.

Esa fé busca cuerpos más reales,

la fé que desbarata mi conciencia

y escucharé después, tras el cansancio,

la travesía inútil y sombría

por la tierra baldía de otro cuerpo

que dejará un recuerdo de poema. 






Tags: Olga Bernad, caricias perplejas, poesía lúcida

Publicado por pedrogollonet @ 14:19  | Literatura. Poes?a
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 04 de abril de 2010 | 21:36
Me alegro mucho de que el poemario te haya gustado. Parte de la magia de Internet reside en que, sin conocernos, podemos escuchar a nuestros lectores y hablar con algunos de nuestros autores. Eso es un lujo.
Gracias por la entrada, es un texto muy bonito.
Publicado por pedrogollonet
Domingo, 04 de abril de 2010 | 22:55
Gracias a t? por tus poemas, que espero seguir leyendo en pr?ximas obras. Un saludo muy cordial desde la complicidad que la palabra transmite a quienes sentimos esta necesidad tan vital como angustiosa tantas veces.
Publicado por Olga Bernad
Lunes, 05 de abril de 2010 | 10:56
Se me olvid? decirte que he enlazado la entrada en la p?gina sobre el poemario. Es como un ?lbum de recortes;-)
Puedes verlo <a href="http://cariciasperplejas.blogspot.com/p/sobre-el-poemario-caricias-perplejas.html">aqu?<a/>.
Publicado por pedrogollonet
Lunes, 05 de abril de 2010 | 13:37
Muchas gracias, Olga. He entrado en tu blog y me ha gustado bastante. Enhorabuena por esa novela tan reciente, que leer?. Abrazos