Lunes, 05 de abril de 2010



           E
spero,  por esperar,

        que la memoria no perdure

        tras la funesta certeza

        de cuyo color soy profano,

        -como de todo y sin casi,

        ya que las partes de que sé,

        de ignorancia están infectas-.

 

        Prefiero pensar que el tiempo

        será fonema exiliado

        -no prohibido, que esa voz confío

        sea cadáver súbito al instante-

        que el lastre pretérito se diluya

        para siempre o para lo que sea,

        que yo qué sé si lo eterno

        tiene siempre, si caduca   

        o si  tan siquiera es,

        que la desazón por mañana

        -también para siempre-

        en la tiniebla se asfixie,

        pues parece razonable

        que tampoco haya mañana,

        que no sea sino nunca

                          el presente

         y la duda fenezca

                  para siempre también.

 

         Espero, por esperar,

         que tras el abismo

         y si en el piélago

         la nada se evapora,

         recompensas no haya,

         tan sólo un chasquido

         de refulgente verdad

         -¿para siempre?-

         que calcine todas las ruinas,

         sin juicios ni milongas,

         que se encuentren los amores perdidos,

         se junten los labios

         que a besarse no llegaron,

         que diluvien poemas anónimos

         -de lucidez ayuna de tormentos-,

         que con dulzura alguien nos cuente  

         los secretos de la vida

         y, ya puestos, de esa muerte,

         que nadie se quede  fuera

         ni amenace la sucia lluvia de las culpas,

         que, en ese caso, aunque Lo hubiere,

         nos retorne al voraz océano de la nada,

         que siempre será mejor

         que otra historia de malos 
                                      
                                       y menos malos.  

 

         Espero, por esperar,

         que en esa hora

         no exista quien

         en su infinita bondad

         tenga el mal gusto

         de condenar

         a tan indefensos entes

         por haber vivido simplemente ,

         con lo poco simple que eso fue.



         Pedro Gollonet, 5 de abril de 20010.




Tags: Pedro Gollonet, muerte, esperanza, nada, amor

Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 06 de abril de 2010 | 16:26
Muchos y complejos temas concurren en este poema, que podr?a dar para varios. Y muchas met?foras brillantes.
Pero me quedo con elverso "sea cad?ver s?bito al instante" (la prohibici?n). Totalmente de acuerdo.
Un abrazo.