Martes, 11 de mayo de 2010




     Son más que muchos los días

     en los que obscenamente

     aparentas luna llena;

     en cambio yo

     -y aunque finja-

     ya casi siempre

     menguante,

     ayuno de la medida

     para, al menos,

     con mis yemas

     algún cuarto

     llegar a rozar.

 

     Me sublevo

     incapaz en apurar  

     tanta seda

     en desperdicio

     y se me amontonan las horas

     - inepto gestor de mi tiempo-

     del deseo para fugarnos

     de este opresor espacio

     a mares de dunas

     de palabras, besos húmedos

     y llantos

     por placeres derrotados,

     a tierra yerma de adioses

     y de fechas por cumplir,

     enredada en la pereza

     del tiempo más tahúr

     y holgazanear

     en pasiones no inventadas,

     sin calendarios caducos

     que consuman en fatal espasmo

     de muertes cansinas

                              -sin edad-

                         

 

     Voy a apurarte la piel

     -si te dejas-,

     que hasta ahora

     no has opuesto resistencia

     y a mí no me gustan

     los viejos en pijama;

     me rebelo a fundirme

     en luna nueva,

     pues sigo siendo

     partícula de tiempo 

     en la torpe espera 

     de cuartos con futuro, 

     aunque todo sea ficción, 

     como el propio tiempo,

                        como yo.


Pedro Gollonet, 11 de mayo de 2010






Tags: Pedro Gollonet, tiempo, deseo, amor, rebeldía

Comentarios