S?bado, 27 de noviembre de 2010

?

De mis a?os en Mallorca guardo en mi coraz?n la necesidad casi espiritual de regresar, pasear, aspirar la humedad de las callejuelas que circundan la catedral, la belleza de una puesta de sol en los acantilados que dan a poniente, Sa Calobra, el turquesa de Ses Covetes, Cala Ratjada, Sencelles, el campo cercado por muritos de piedra construidos con herencias sin papeles, la Serra de Tramuntana, el cementerio de Dei?, Valldemossa en primavera, Valldemossa en invierno cualquier ma?ana de bruma, el aroma a coca recien hecha, amistades que dejan al tiempo su trabajo, y, sobre todo, Josep Coll Bardolet, Don Josep.

En un paseo hasta Valldemossa lo conoc?, fruto de mi atrevimiento y de su natural?sima hospitalidad. Compartimos improvisadas confidencias de dos desconocidos que probablemente se conoc?an de otro tiempo, miradas, complicidad en el significado del color y la palabra,?aquel oto?o que ya para ?l era invierno, aunque sus piernas fueran m?s robustas que los casta?os que divis?bamos desde su priviligiado balc?n de vida.

Regres? en dos ocasiones. En la?primera renovamos la alegr?a de nuestro primer encuentro; en la segunda, ya no estaba. Aparte de dos bell?simas pinturas, libros dedicados desde la amistad, guardo sus cartas como un tesoro, testigo de que hay vidas como la de Don Josep que valen la pena ser vividas.?

Siempre he guardado en el tiempo su recuerdo, ?ntimo y personal?simo. En 2009 y en ocasi?n de la publicaci?n de mi poemario Todos los segundos -editorial Almed- y en el cap?tulo titulado Retratos -en el que hablo a mis seres m?s queridos- tuve la imperiosa necesidad de escribir un poema a ?l dedicado; aunque -evidentemente- no aspirara a estar a la altura de su paleta de colores, est? impregnado de agradecimiento, emoci?n, m?s que afecto y much?sima admiraci?n.

Hoy que descubro la existencia de su Fundaci? Cultural, en Valldemossa, traigo a este blog el poema del que ?l fue alma e inspiraci?n. Gracias por siempre, Don Josep.?

Dejo, tambi?n, para general conocimiento el enlace de la Fundaci? para todo aquel que desee acercarse a la obra de un gran artista, de un ser humano maravilloso.

??????????????????????????????? http://fccollbardolet.org/es/home_coll_bardolet.html

?

????????????????????????Homenaje a Josep Coll Bardolet. Valldemossa???

?

??

Fue casual, yo osado;

empujado por una fuerza irreprimible

traspas? aquellos muros adosados a la Cartuja

y, contraviniendo mi natural pudor,

gir? la campanita conventual,?

con sonido a v?speras.

?

Me sobrecogi?;

mi ignorancia apenas sab?a de ?l.

La emoci?n m?s inesperada,

tanta grandeza, tan pocos cent?metros,

naturalidad de las que marcan la peque?ez del otro,

mirada de limpia hondura, sencillez sublime de la inteligencia.

?

Tomamos te, bizcochos,?

hablamos muchas sumas de minutos,

sin atropellarnos,

disfrut?ndonos.

Y absorto, intent? retener la luz de las cinco

de aquel valle que hasta el mar se abr?a.

?

Cipreses, casta?os y robles,

paleta de verdes, pardos rojizos;

tragu? sorbos de silencio

para no ahogarme en tanta belleza.

Aromas de pan reciente, cocas de domingo, piedra,

chimeneas de fumatas grises, vaticanas.

?

?

Calles solitarias, contraventanas cerradas,

de prudencia recatada, y siempre

la humedad de los muros de Mallorca,

ese olor que inunda tus pulmones para siempre,

para guardarlo como el rugir de la ola en sensuales caracolas;

en la cajita de tu coraz?n.

?

?

Sin m?s, fuimos amigos

y escribimos cartas sencillas,

de inteligente ternura, las suyas,

de admiraci?n y pudor, las m?as.

Y, en mi recuerdo, abrazo aquellos sus noventa a?os,

la placidez de su? palabra libre,

????????????????????????????????sin artificios.

?

Mi memoria abraza su lucidez sin aspavientos,

sus pasos nerviosos, acelerados,

de corredor de fondo.

Y sigo alentando,

desde la ya insalvable distancia de la ausencia, del tiempo

y del espacio, aquella amistad de dos horas para siempre.

?

Sin el romanticismo de George Sand,

sin la melancol?a de? Chopin,

s?lo fui testigo privilegiado de las dos horas m?s vibrantes.?? ????????????????????????????????

Dos horas que mi coraz?n retiene

y que, como tesoro,

cultiva mi esp?ritu.?

?

?Pedro Gollonet. Gelves a 27 de noviembre de 2010.

?

?

?


Comentarios