Martes, 21 de febrero de 2012

 El pasado 16 de Febrero la Tasca del Pintor, en Sevilla, inauguró su iniciativa de convocar una vez al mes a sus amigos para compartir el buen vino en torno a la poesía, la canción de autor, el flamenco, el arte, la comunicación, en definitiva, y todo ello en un ambiente libre, natural y exento de cualquier tipo de reglas previas salvo la disposición a compartir la creación entre amigos.

Tuve la fortuna de abrir esta cita, cuyo sugerente nombre es ya, de por sí, el mejor reclamo: NOCHES DE PAN Y PALABRA. Dos elementos esenciales para el alimento del cuerpo y del espíritu y que ligan excelentemente con el vino, con la vida.

Muchas veces asociamos una lectura poética a centros culturales, bibliotecas, librerías, cafés literarios..., y los autores huyen, en cierta forma, de ámbitos que para algunos engolados no resultan "lo suficientemente apropiados para acoger cultura". Ya, de por sí, el término puede encerrar todo el peligro cuando excluye o clasifica, pero, además, algunos entendemos que el arte y, en este caso, la poesía, hay que ensuciarlos con la vida y sacarlos a pasear para que las ideas se indisciplinen, se refresquen, aspiren libertad y se compartan con cualquiera que, generosamente, nos preste su sensibilidad por un instante.

El resultado, además, suele ser mágico, sorprendente y para el autor mucho más gratificante que algunos santuarios de snobs y pretenciosos aspirantes al reconcimiento más que a la emoción, la buena palabra, la creación por sí.

Así me encontré el jueves entre amigos, haciendo un recorrido por mis dos últimos libros "Todos los segundos" y "Extraños", reflexionado en voz alta sobre mi sentido de la poesía y rindiendo un homenaje a autores como Federico García Lorca, Cernuda, Aleixandre, Ángel González, Rafael Guillén, Gil de Biedma, Kavafis, T.S. Eliot, Benedetti, Gamoneda, Antonio Machado...., desde el convencimiento de que la Poesía va contra la deshumanización criminal de nuestro tiempo, contra el manejo de las conciencias, contra el estúpido materialismo en el que vivimos. Es un hálito de esperanza para compartir, porque la Poesía nos hace mejores.

Mi agradecimiento a Manuel Luna e Isa Moreno por la iniciativa, a Elías Pelayo por su inestimable apoyo y colaboración al ensalzar la voz con el arte de su guitarra y a todos los amigos que compartieron vino, amistad, pan, música y palabra. 

Como dijo Gabriel Celaya, en una entrevista en 1979, en Nueva Estafeta: " "A lo largo de mi vida he pensado la poesía de muy diversas formas, pero la razón última y principal de mi trabajo ha consistido en intentar salir de la soledad y conseguir comunicarme con la gente. Es la poesía también un modo de hablar diferente, pero que necesita siempre ser escuchada. No importa que el otro esté lejano, ausente, que sea de otra época, que sea un lector que aún no haya nacido. Poesía eres tú, el otro, un contacto ajeno al tacto... “

... porque, en definitiva quienes amamos y sufrimos con y en la Poesía, aspiramos todos los días a alimentar el verso y poder repetir el grito de Federico en el Poema Doble del Lago Edén, en Poeta en Nueva York:

Quiero llorar porque me da la gana,

como lloran los niños del último banco,

porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,

pero sí un pulso herido que ronda las cosas del otro lado

 

 

                          Pedro Gollonet. Febrero, 2012.

   

  


Publicado por pedrogollonet @ 11:40  | Literatura. Poes?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios