Lunes, 02 de noviembre de 2009


                      No más vacuas congojas


Adivino que son muchos los hombres exhaustos

que ya no aguardan amaneceres distintos

y agradecen la placidez de la niebla,

porque opaca  la fatiga, el desaliento, lo trivial

y hasta la injusticia que a sus almas devora.

 

En mis sueños, los advierto marchitos de rastrear cobijos

donde ocultar sus tristezas y abandonarse en la bruma,

dejándose cubrir, indefensos, como si en un rito 

se adentraran  en la muerte de ese día,

en el anticipo de otras muchas, tal vez;

 

mas al disiparse  la nívea veladura,

asoma sonriente la luna y aspiran aliviados  

en un hálito abismal,  porque ella les susurra,  

advirtiéndoles que la soledad es relativa,  

aunque, a veces,  también ella discretamente se retire.   

 

Esta noche la más albar de todas las sonrisas

ha vencido a cuantas calimas acudieron; hoy no duermo sólo  

ni hurgo en los rincones para encerrar tristeza alguna,

porque en su reverso adivino esperanzas

y hartazgo de penas repetidas.

                                              [¡ No más vacuas congojas... !.



Pedrogollonet. Benalmádena, 2 de noviembre de 2009.


Tags: Pedro Gollonet, fatiga, desaliento, esperanza, soledad

Comentarios