Lunes, 08 de marzo de 2010



 
Se ufanaba de su amor más duradero,

el más exacto –decía-,

imperecedero, cierto,

sin desamor como término,

sin previsible fracaso;

era el que permanecía tan sólo

lo que dos tórridas miradas,

extrañas,

en su atracción envergadas,

lo que el jugo de dos bocas engarzadas.

 


Hasta que apareció él

con el fuego que sus ojos requerían  

y le expolió las pupilas,

el tiempo empezó a dolerle

y el presente cedió su espacio;

ya no le bastó abandonarse,  

la angustia la preñó entera

a la espera de otro día

y del siguiente también.

No dejaron de entregarse, en sus cuerpos,

en sus miradas -ya heridos-

y así prolongaron tres años

hasta que una tarde sin aire

el sudor no dejó rastro

y se alejó sin devolver las pupilas

que un día -sin horas- le robó.

 

No conoció más amor,

ni cierto, ni exacto,

todo se hizo pasado,

la aritmética marró

y de la pasión, su aroma 

nunca volvería a inspirar.

Sin pupilas, perdió el tacto,

nunca más pudo amar

ni tan siquiera sentir.

Ahora estoy seguro que tampoco

                                           vivir.

 

Una lóbrega tarde me llamó:

me marcho, sencillamente me voy.




   Pedro Gollonet. Benalmádena, 7 de Marzo de 2010.






Tags: Pedro Gollonet, amor, pasión, presente, vida, muerte

Comentarios